“Robot es así”

robot-imagen.jpg

Cuatro años de Robot. 43 números recopilados, con sus errores de imprenta. Parece increíble en una ciudad como ésta y en un país como éste. El primer contacto de la piscina vacía con Robot fué en el año 2004, cuando en una poco memorable “Galería”, en el barrio Laureles, se celebraba una edición del “Día del Robot”, dónde se daban cita músicos, dj’s, vj’s, y demás fauna creativa de la ciudad. No se cumplió con toda la programación, mucha gente incumplió, entre ellos proyectos con nombres memorables, como “Supercarne Vj’s”, quienes nunca acudieron a la cita. Hubo desfiles de moda, y mucha música. La cartulina de color impresa a una sola tinta, que daba nombre al evento, causó en la piscina una gratísima impresión. Meses después tuvo problemas para volver a conseguirla. Pasado el tiempo entre encuentros y desencuentros, la Editorial Robot (la primera editorial de cómics en el páis) tenía un stand en Medelink en noviembre pasado. La piscina se hizo a todo lo que pudo conseguir, Cuadernos Gran Jefe, Mr Q., Gatho etc. De ahí en adelante, todo han sido apariciones: exposición de Truchafrita en Comfenalco, exposición “Maestros del Cómic en Colombia” (el título es para tomárselo muy en serio) en el Taller 7. Y ahora este libro.
¿Qué es Robot?
Para la piscina vacía, que tuvo también, junto a otros, una revista de circulación gratuita, de pretensiones dentro del ámbito académico arquitectónico colombiano (osea predicar en el desierto), llamada Copia (Cooperativa de Pensamiento Independiente en Arquitectura) y que alcanzó 17 ejemplares con distribución nacional y a veces internacional, edición bilingûe, todo desde el 2001 hasta el 2004 etc, Robot no deja de ser un alivio, un regalo, porque logró lo que los entonces nóveles profesores de arquitectura de la UPB no pudimos: “sobrevivir a nosotros mismos”. Muchas veces sobre la mesa estuvo sacar un libro recopilando todos nuestros números. Nunca se hizo, demasiadas dudas, demasiada reflexión y poca acción. Algunas veces hubo iniciativas de sacar un número relacionado con la música, acompañado de un CD con canciones de músicos locales, pero era una iniciativa individual más que colectiva y por eso no vió la luz. Luego convertirla en Editorial, y sacar libros de arquitectura para la venta. Llegados a este punto, Copia, simplemente murió, porque traicionó su espíritu independiente y libre convirtiéndose en una prisión inquisitoria para quien escribe estas líneas.
En cambio Robot parece haber sobrevivido por varios motivos. Uno de los más importantes es que a pesar de las crisis que hayan podido tener internamente como grupo, y que a veces parecen ser evidentes en los contenidos mismos de Robot, nunca han dejado de disfrutar el trabajo que hacen, lo cual con la desaparecida Copia no ocurrió. Hoy 45 números después, y con el libro que acaban de publicar las cosas son bien diferentes para Robot: hace poco los veía (a algunos de ellos) recogiendo un paquete de libros para repartir y parecían unos niños con una bolsa enorme de dulces.
Otro tema importante son las pretensiones. Las de Robot han sido más importantes en realidad de las que pudo tener Copia, que se dirigía sólo a estudiantes de artes, arquiectura y diseño, buscando a través de textos (unas veces buenos, otras no, unas veces agradables de leer, otras casi ilegibles) llegarle a una población selecta, interesada no sólo en leer arquitectura, sinó en lo que escribíamos los editores de Copia. A pesar de que logramos tener público, Copia siempre estuvo muy ligada al ámbito académico, y en la medida en que ese ámbito académico se enrareció, el grupo sufrió lo mismo. Copia no se atrevió a trabajar desde la calle, sinó siempre desde el interior, protegidos por la coraza académica, a pesar de ser independiente. La comparación puede ser más odiosa de lo normal, porque Robot es una “gacetilla de cómics y otras vainas” y Copia era un Architecture Magazine, que centraba su atención más en los textos escritos sobre arquitectura (y arte, en algunos casos) que en otro tipo de cosas, la finalidad no era la misma, eso debe quedar claro. Pero la comparación vale porque de todas formas se trabajaba un formato común que es la distribución gratuita, utilizar una sola tinta, y no pactar con nadie. A pesar de que fué una época bastante estimulante, de eso hoy no queda nada tal como era.
Robot se dirige a mucha más gente, y tiene muchas más posibilidades de ser disfrutada. Pero básicamente, lo más importante de Robot es que es de cómics. Es verdad que mucho tiempo hubo un Top (in-out), una banda sonora, la sección Mire-Cine, los textos de Periquito Azacán, Radio Robot, la Patrulla Robot etc. Pero sobre todo cómics, y muy buenos. El humor preciso e intenso de Truchafrita , Ojo Moderno, los Mini Comics de m.a., los cambiantes y siempre profundos trazos de Joni B. Los personajes entrañables, como Paperbagboy, Truchafrita, Nárcula, por sólo citar algunos. Son 4 años de trabajo intenso el que han realizado estos sujetos que se hacen llamar Robot. Todo condensado cada mes en una hoja por lado y lado. Suficiente, para quedar uno empezado y esperar hasta el otro mes la gacetilla de cómics y otras vainas. No ceder a la tentación de ser “radical”, “comprometido” o de “tomar partido” es una virtud más de Robot que puede parecer intrascendente y no lo es. Robot, precisamente por eso, está libre de actitudes y opiniones dentro de su seno que podrían tildar tales o cuales comentarios como “actitudes de adolescentes” cómo si, primero eso estuviera mal, y segundo, como si lograr condensar en unas pocas viñetas con unas pocas líneas y trazos, momentos del Medellín de los últimos años no fuese algo realmente serio. Que su expresión sea el cómic no le quita ni un àpice de seriedad, al contrario, hace que sea más dramática y directa, cono un perro de caza directo a tu yugular.
Y acá llegamos a un punto muy importante, y es el hecho de que este libro de Robot, le permite al lector rastrear la historia (así, con minúscula) menor de Medellín en las calles, las fiestas, las esquinas. Se puede ver el hastío de la música house de principios de década, la tardía llegada del electro para las masas, la paupérrima escena neo-punk local ultra-apoyada por los canales locales y las emisoras, el furor mdma de fabricación nacional y de fácil acceso, el pérez rondando cada rincón (¿como no iba a ser así si estamos en Medellín?) todo contado a través de dibujos, listados, de denuncias de la patrulla robot. Las diferencias sociales evidentes que se borran por momentos. Toda una historia de Medellín en formato serie b que algún día puede servir a muchos quienes quieran hacer una película o un documental sobre nuestra época, porque, a pesar de que las cosas que ocurren en los contenidos de Robot, son cosas universales, que ocurren én simultáneo tanto en Guadalajara, como en Barcelona, Manchester, Chicago, Ciudad del Cabo, Osaka, u ocurren, en este caso, en Medellín. Las cosas que te pasan a ti son las que realmente pasan, y el lugar donde estás es el centro del mundo, no importando si es una gran capital, y hay un fuckin’ Starbucks cerca de ti. Las escenas realmente relevantes se dan en ciudades de segundo orden, la letra de Zombie Nation de Miss Kittin & The Hacker nos da pistas de ello.
Robot es una de esas manifestaciones creativas importantes que acaban dando a luz algo mucho más grandioso. Ya lo vimos en la película de Michael Winterbottom y su Manchester de finales de los ’80….Robot consigue que Medellín sea el centro del mundo, porque, a pesar de que lo que ocurre en sus páginas puede ocurrir en cualquier lugar del mundo, esas cosas ocurren de un modo especial y son contadas de un modo especial. De un modo muy Medellinesco, con todo lo malo y lo bueno que eso tenga.

Puede parecer extraño que un blog de música se interese por una “gacetilla de cómics y otras vainas” pero la piscina no puede ser ajena a estas manifestaciones creativas las cuales forman parte de un mismo momento y a veces van de la mano. Una editorial de cómics, un sello discográfico…y proyectos más o menos individuales que van lentamente surgiendo en el ambiente. Puede parecer poco, pero a ojos de quienes vivimos y somos parte de ciertos momentos de esa historia no oficial registrada en Robot, es bastante y vale la pena celebrar por ello. Pero sobre todo, y parafraseando el prólogo del libro de Robot, escrito por Alvaro Vélez (aka Truchafrita) es porque “LA PISCINA VACÍA ES ASÍ”.

robot.jpgnarcula.jpg

Felicitaciones a Robot por estos 4 años de regalarnos tantas cosas y por lograr que el cómic guste en Colombia.

25 Responses to ““Robot es así””


  1. 1 plus data julio 5, 2007 a las 11:15 pm

    Sí es cierto, cuando empecé a leer me pregunté ¿por q la piscina
    publica una critica sobre ROBOT? Seguí leyendo y es genial,
    a mi no me gustaba mucho al principio,, me faltaba algo supongo para disfrutar el humor acido de los primeros fanzines, años después uno ya se sentía protagonista de uno de sus comics,, asi no fueran ellos muy amigos de uno.
    Y me parece validísimo eso de ver en sus historietas una ciudad y una generación que a su vez se multiplica en muchos otros lados, pero esta se hizo aquí en Medellín (sin ánimo regionalista)con lo particular q puede ser este valle.
    Los comentarios sobre la revista COPIA pienso que trascienden un poco
    a territorios personales por q se hacen muy reiterativos (por parte de quien escribe),,pero sé q la experiencia personal no se puede dejar de lado , y eso esta bien.
    y que la comparación es un buen ejercicio,de re flexión)):
    A pesar de ello estoy de acuerdo con lo q se expone.
    A mi me tocó ver agonizar a COPIA(la idea de lo que era), antes de reencarnar en Editorial.

    Buena por el libro de ROBOT –donde lo puedo comprar?

  2. 2 truchafrita julio 6, 2007 a las 3:58 am

    El libro de Robot lo pueden comprar en la Galería 10-36 (Cra. 41 No. 10-36) y en la Librería Palinuro (Cra. 42 No. 54-58) o si conocen a Truchafrita pues él también se los vende. Por ahora solo en Medellín, aunque pronto estará también en Bogotá. La gacetilla sí sale cada mes y gratis, como le gusta a todo el mundo (así que hay que buscarla o estar atento a su salida en su web blog: http://robotcomics.blogspot.com/).

    Gracias a la piscina vacía por la reseña y nos vemos en las curvas.

  3. 3 Pede de Dios julio 12, 2007 a las 5:27 pm

    La ciudad ama a Robot, aunque seria bueno aclarar lo del Día del Robot, que existe hace mas tiempo que el mismo Robot…
    Una sugerencia para Robot: por favor MENOS PERIQUITO AZAFRAN y MAS diversión a la “old style”, queremos mas patrulla Robot, mas tops y mas maricadas así… Que luego Robot no termine siendo “gazetilla literaria”, eso si seria deprimente.

  4. 4 ex-estudiante de arquitectura julio 16, 2007 a las 4:06 pm

    copia? wow, “entrevista a un arquitecto cibernético” que nostalgia de mis años de estudiante en los andes, cuando desde medellín llegaba copia y los profesores eran celosos porque no sabían a quién era esos sujetos que leíamos, cada mes esperábamos en la cajita de acrílico donde la depositaban y se agotaba.

  5. 5 Perra Desafinada julio 18, 2007 a las 3:59 am

    Por favor, queremos nuevo topico…

  6. 6 Byron julio 19, 2007 a las 4:54 am

    El día del robot, para mí, siempre fue un fiasco, que fiestas aburridas.

  7. 7 YOU julio 19, 2007 a las 10:14 pm

    El día del robot no es una fiesta…

  8. 8 Byron julio 19, 2007 a las 11:52 pm

    ah bueno, yo decia

  9. 9 terre julio 20, 2007 a las 4:45 pm

    Buena esa, byron…jejeje…

  10. 10 eme a julio 21, 2007 a las 12:35 am

    eh home…

  11. 11 me julio 25, 2007 a las 4:16 pm

    mas aburridas que las de byron… no creo

  12. 12 Byron julio 25, 2007 a las 6:16 pm

    vea, al parecer he hecho fiestas y no me he dado cuenta

  13. 13 terre julio 25, 2007 a las 7:25 pm

    Creo que puede haber una confusión entre los varios byron que habitan medallo…y que hacen fiestas y que no…jejeje…

  14. 14 table 01 agosto 1, 2007 a las 4:08 am

    La comparación que ha hecho “La piscina vacía” (Supongo que no hay problema si menciono el nombre: nicolás betancourt) entre “robot” y la revista “copia” es válida simplemente porque las palabras permiten comparar cualquier tipo de cosas. Son dos revistas gratuitas, independientes, de personas de Medellín, etc…
    Pero en realidad no tienen mucho que ver. Sus intereses mirados desde el presente parecen divergentes. El encanto y la inteligencia con la que muchas veces se da salida sobre todo a los cuadernos del gran jefe “Truchafrita”, contrastan con la seriedad, sobriedad y densidad que en muchos casos propuso la revista “copia”. La primera es para pasar un rato divertido, y la segunda pretendía abordar temas de arquitectura (que de entrada muchas personas rechazan)con libertad y compromiso. Pero no se engañen. Para una persona como yo, que soy uno de los “otros” editores de la revista “copia” que Nicolás prefiere no mencionar (Es muy cómico constatar como en un blog en el que se mencionan tantos nombres, títulos y datos, su autor prefiere omitir nombres de amigos “reales”), es muy grato el trabajo que realizan las personas de robot, pero muy desconcertantes las palabras de “La piscina vacía” referidas a la otra publicación mencionada.
    La revista Copia ha sobrevivido al poco compromiso que algunos de sus integrantes tenían con ella, y al bajo interés intelectual en los temas que se querían desarrollar. Ha crecido, y se ha vuelto un trabajo de mayor riesgo y compromiso, tanto reflexivo como editorial. El hecho de que en este momento la revista esté a la venta en un formato diferente, únicamente demuestra un trabajo serio y comprometido por parte de su editor. El cual no sólo ha sabido mantener la revista, sino que la ha hecho parte de una nueva editorial independiente, dedicada a la publicación de libros de arquitectura. Algunos miembros del desaparecido grupo copia, siguen haciéndo esfuerzos en el campo de la arquitectura, tanto académicos como profesionales, y “otros”, se dedicaron a labores de divulgación de la música popular europea, americana y antioqueña. Los siguientes lynks pueden dar cuenta de ello:
    http://www.planbarquitectura.com
    http://www.mesaeditores.blogspot.com
    Además de eventos como el lanzamiento y publciación del libro “Acuerdos parciales” de planb, a principios del 2007 en la Galería 10-36 de Medellín.

    Contrario a lo que plantea “La piscina vacía”, sospecho que es a ella misma a quien ya no interesan esfuerzos en el campo de la reflexión arquitectónica, ese debate y compromiso. Y eso es completamente respetable. Lo que no resulta oportuno y un tanto descuidado, es pretender que otras personas del grupo mencionado hayan traicionado su posición independiente. Al contrario, el “campo de batalla” cada vez es más amplio y los enfrentamientos más complejos.

    Un saludo,

    Felipe Mesa

  15. 15 noregna agosto 1, 2007 a las 5:09 am

    “La primera es para pasar un rato divertido”… ayayay, me parece que siguen sin entender… y segiran asi, hablo por lo que me toca, en fin, trucha te toca a vos.

  16. 16 Nicolás Betancourt agosto 1, 2007 a las 8:05 am

    Es estimulante recibir comentarios como los que hace Table 01 acerca del artículo “Robot es así”, más concretamente sobre la comparación entre Robot y la desaparecida Copia. Es entendible el malestar que puede generar un artículo en el que no se contextualizan ciertas cosas, y no se citan nombres propios, en aras de la prudencia. La piscina vacía o cualquiera que haya conocido ambas revistas puede compararlas precisamente porque las palabras lo permiten. De hecho esas mismas palabras explican la diferencia entre ambas, e incluso la diferencia entre el público al que va dirigida cada una; una rápida leída al texto debería dar buena cuenta de ello.
    La revista Copia ya no existe como lo que era, y la independencia perdida a la que se refiere la piscina vacía es a la que tenía la revista de distribución gratuita en la cuál no se hacían pactos ni concesiones con nadie, o casi nadie. Para que una publicación pueda ver la luz y entrar en el sistema de publicaciones, tiene que hacer lo que hizo incluso Robot, y es pactar, así sea brevemente con la oficialidad. En la parte trasera del libro de Robot se ven logos de patrocinadores del criticado Encuentro MDE07. Y es que eso lo sabe cualquiera, para poder publicar en ciertas ligas hay que conciliar ciertas cosas. Robot, la gratuita, aún sale, a la par que el libro se vende. Copia, la gratuita, ya no existe más. Existe la otra, de mejor calidad editorial, gráfica, mayor contenido, y es precisamente por ese trabajo que se cobra. No es tarea de la piscina vacía tratar asuntos de arquitectura, o de reflexión arquitectónica, como Table 01 precisa en su comentario. La piscina vacía, como bien dice Table 01, se dedica a la divulgación de cierta música de su interés, y, según las 20 mil visitas que ha recibido desde febrero, del interés de otras tantas.
    Hablar de esos temas, hacer esas reflexiones, es decir, pensar como arquitecto, esa si es tarea de quién escribe hoy (Nicolás Betancourt), robando un rato a la tarea de arquitecto que casualmente hoy ejerce a altas horas de la noche, pero no es tema de este blog, por lo tanto, no lo es de la piscina vacía, seudónimo (no anónimo) con el cual en sus pocos ratos libres frente al computador, Nicolás Betancourt escribe sobre lo que le sale de los cojones. En este caso, es sobre música “Europea, Americana y antioqueña” y a veces australiana también, sobre la latinoamericana ha escrito ya el enviado de Satán.
    Aunque, ya abierto el asunto gracias a Table 01, pues sea dicho que ser arquitecto, y tener como objeto de reflexión la arquitectura, según la todavía breve experiencia adquirida como profesional en España y Colombia, implica dedicar la casi totalidad de los días y a veces las noches a ello, y es eso mismo lo que impide a veces postear con mayor regularidad en este blog de música.
    Al igual que otros miembros del desaparecido grupo Copia, también me dedico al campo de la reflexión y la práctica arquitectónica, solo que, como es ya evidente, no lo hago con el mismo grupo, aunque el comentario de Table 01 deliberadamente lo ignora.
    Es muy cierto lo que dice Table 01 acerca del bajo interés intelectual en ciertos temas en los que se pretendía trabajar en los agónicos momentos finales del desaparecido grupo Copia, precisamente porque, a mi juicio, se apartaban de lo que inicialmente había sido planteado que fuese la revista, lo cual es el tránsito natural de cualquier asociación o agremiación por grande o pequeña que ésta sea, hay momentos en que los intereses dejan de ser comunes, o incluso a veces, simplemente la divergencia puede venir de la manera como se deben hacer las cosas y tratar dichos intereses, así estos sigan siendo comunes. De allí el mencionado desinterés, de quién ahora escribe estas líneas, a partir de cierto punto de desarrollo de aquel proyecto llamado Copia Monográfica, que con tanto apremio señala Table 01. Sin embargo, y en este caso en particular, tales divergencias esenciales u operativas no impidieron que aportase, en la medida de las propias capacidades y de la paciencia. El único artículo inédito como tal que hay publicado en la primera edición de Copia Monográfica da fé de ello.
    Lejos de pretender generar resquemores, la piscina vacía en su artículo sobre Robot, jamás dice que los demás miembros del grupo traicionaron su espíritu independiente, se refiere única y exclusivamente al proyecto COPIA -incluyendo a quién escribe- tal y como fué concebido y ejecutado incluso dividido el grupo por una distancia transatlántica (2002-2003) Ello se puede comprobar claramente en el texto en cuestión “Robot es así” posteado hace un par de semanas. La piscina vacía, como se dijo al principio del texto, no habla en ningún término, del trabajo que hacen actualmente los otros ex-integrantes de Copia, porque sencillamente no existe para eso.
    Para tales efectos podría quién escribe estas líneas referirse a ello, pero considera que los adjetivos utilizados por Table 01 junto a los links aportados, son más que suficientes, y sirven de referencia a quién se interese.
    Y pues, ya entrados en gastos, no sobra aclarar, que el oficio de arquitecto, el cual, en el caso particular de quién escribe estas líneas, implica, por un lado, cumplir con los encargos solicitados por los clientes (cada encargo es un universo en si mismo, y necesita una reflexión que sólo puede aparecer motivada por el proyecto como tal). Por el otro, implica hacer reflexiones sobre ciertos temas de la profesión que son de su interés, y ponerlas por escrito (llegará -o no- el momento de publicarlas, pero por ahora no se tiene esa urgencia)

    Es curioso pero, hace algunos años, se decía con mucha ligereza, y no poca vehemencia, que los arquitectos que dedicaban su carrera a la actividad académica a plenitud en detrimento de su actividad profesional dejaban de ser arquitectos. Muchas veces este equívoco fué tema de conversación entre quienes formábamos parte del desaparecido grupo Copia, y nos proponíamos demostrar que dichos comentarios ligeros y vehementes eran un craso error. El desenlace de aquellos y otros propósitos ha quedado expuesto aquí, en parte, a los visitantes de la piscina vacía.
    Pero mucho más curioso es que hoy, un arquitecto que se aparta de la actividad académica oficial, y dedica la mayor parte de su tiempo a trabajar de manera independiente, silenciosa y discreta, tanto con los dibujos como con las palabras, asumiendo la incertidumbre que ello implica en nuestro medio, y sobre todo disfrutándolo como nunca, pase inmediatamente a ser, de manera ligera y vehemente, a los mismos ojos de quienes consideraban un equívoco aquellos comentarios acerca de los arquitectos que dedican su vida mucho a la academia y poco al trabajo de oficina, alguien que ya no hace el trabajo de arquitecto. Como si la piscina vacía fuese un trabajo full time.
    Ojalá lo fuera, pero no es posible, porque no alcanza el tiempo para hacer de este blog lo que merece ser, algo más completo, que se actualice todos los días, que tuviese una agenda de los eventos por venir, que el diseño fuese más amable, que fuese una actividad lucrativa etc. todas ellas sugerencias que amablemente me han hecho quienes leen este blog regularmente, y a las cuales se le ha dado la misma respuesta: “no puedo, es que soy arquitecto, y tengo muchas cosas que hacer”.

    Pero, siendo rigurosos con lo que está escrito en el comentario de Table 01, pues si que es verdad que a la piscina vacía no le interesan en lo más mínimo “los esfuerzos en el campo de la reflexión arquitectónica, ese debate y compromiso”. Eso, le interesa, de manera autónoma y personal, a Nicolás Betancourt, quién hoy ha escrito acá, invadiendo un espacio que tiene otros fines.

    Pero a la piscina vacía le resbala, tanto, que olvida la anterior polémica entre arquitectos, y aprovecha estas últimas líneas para volver al tema central de este post, y agregar algo a lo dicho por Noregna: Robot no es algo para sólo para divertirse por el hecho de tener “muñequitos”. És, el cómic, un medio de reflexión (no sólo de expresión) que, aunque regularmente menospreciado, es tan importante como la literatura o el cine, en algunos casos más preciso, y en otros un punto intermedio entre ambos. Y reitera, citando lo dicho, en el post acerca de Robot: “Que su expresión sea el cómic no le quita ni un àpice de seriedad, al contrario, hace que sea más dramática y directa, como un perro de caza directo a tu yugular”. Como la vida misma

    Nicolás Betancourt

  17. 17 Byron agosto 1, 2007 a las 9:05 am

    Y seguirán así. Me acuerdo de la Historia Interminable de Michael Ende cuando Bastían olvidó a Atreyu y creyó que así iba a salvar a Fantasía. Aahh.

  18. 18 noregna agosto 1, 2007 a las 9:46 am

    asi se habla-escribe.

  19. 19 table 01 agosto 1, 2007 a las 2:21 pm

    Querido amigo noregna:
    me alegra mucho que entiendas y tengas tan claro el trabajo que realizas. Supongo que eres lúcido y transparente en tus producciones. Es sorprendente que haya personas con tanta nitidez en este planeta. Pero lamento decirte que hace mucho asumí que “pasar el rato”, es tal vez una de las actividades más importantes de la vida. Así que no te preocupes, lo que hacía era hablar bien de “Robot” a mi manera. Aunque al igual que en algunos de los números de Truchafrita, sea interesante mezclar el libre transcurrir de las horas con alguna frase de John Kennedy Tool.
    Sospecho que tu actitud de seguridad en lo que haces expresa con claridad tus actitudes (aunque no te conozco). Así como el hecho de que yo entienda los proyectos (Sean editoriales o arquitectónicos) como configuraciones riesgosas, como experimentos inseguros, que los demás pueden valorar según sus posibilidades, manifiesta las mias.

    Un saludo,

  20. 20 table 01 agosto 1, 2007 a las 2:55 pm

    Por último, me gustaría decir que estoy de acuerdo en dos cosas con el comentario de Nicolás Betancourt:
    1. La piscina vacía no es el lugar adecuado para debatir sobre desacuerdos personales y menos si se refieren a arquitectura. (O eso parece) Lo siento.
    2. El último párrafo que ha escrito Nicolás, referido a la posición que puede tener el cómic en cuaqluier sociedad me parece acertado. Pero reitero que “pasar el rato”, y aún más si es divertido, creo que es la posibilidad incluso de mayor densidad. Hay infinitos ejemplos de eso en el cine, el arte, la política y la vida cotidiana. Dar al cómic o a cualquier producción intelectual un papel superior, revelador o trascendente, se dirige al efecto contrario.

  21. 21 Polipo agosto 1, 2007 a las 3:42 pm

    Mas bien decidase si quiere ser bloguista o arquitecto, llevamos 3 semanas en el mismo tema robotico. Si esto va a ser un blog que cambia cada mes, mas bien cierre el chuzo pues se vuelve aburrido ver la gente pelear porque no hay mas nada de que hablar. O proponga otro tema caliente como el de Lucrecia, para echar tiros por 2 meses!!

  22. 22 noregna agosto 2, 2007 a las 8:12 am

    1. un saludo.

    2. bueno.

    3. el libro se lanza en bogota el 30 de agosto, mas info aqui:

    http://robotcomics.blogspot.com/

    4. si aqui nadie esta peleando!

    5. tema nuevo, de acuerdo.

    6. ya.

  23. 23 chente agosto 5, 2007 a las 8:54 pm

    creo que poner esos links de empresas editoriales y de diseño en un blog de música es un gesto un poco molesto. hay demasiadas ganas de protagonismo detrás de ese graffitti.
    Este blog es una avenida interesante de circulación: muchas visistas según nos dice nicolás, y temas interesantes de “música popular europea norteamericana y antioqueña” que a nostros los habitantes del blog nos llama la atención. Ya sea que algunas cosas nos gusten o no.

    Sinembargo, la falta de censura se vuelve molesta cuando se intenta hacer publicidad empresarial en el blog, seguro despues del comentario de table01 empezarán a llegar ahora otras marcas a hacer lo mismo a querer tímidamente llamar la atención en estos espacios públicos. a poner letreros y logos. A buscar cautivar jóvenes a consumir sus productos. son vicios que aquí deberían ser controlados.

    Con cierta inquietud visité la página y el blog de table01, y los proyectos son todos proyectos antioqueños, los libros son sobre antioqueños, los proyectos son en antioquia, las construcciones también. no encontré nada europeo, ni norteamericano. Yo personalmente no le veo nada de malo, pero parece que table01 si tiene algun problema con eso.
    Muy sospechoso de él criticar a su excompañero de trabajo por abandonar la reflexión grupal de arquitectura antioqueña y preferir dedicar parte de su tiempo a la exposición de música antioqueña. ah y además pegar un poco de publicidad que nadie quiere.

    Es simplemente una invitación a mantener la coherencia en el blog. NO vaya a ser que los posteadores de la piscina entren al blog de table01 a escribir sobre “def leppard”. o “perseo” su homólogo antioqueño. sería un poco extraño para los visitantes asíduos de su blog.

  24. 24 shellac nails - shellac nails junio 24, 2013 a las 1:28 am

    My nails are much stronger, but don’t look thick like gels or acrylics. Not for meMy own nails are awful. Put your nails under the UV lamp. Excuse my funny shaped toes, but I remember a lot of buffing, shaping, painting and UV lamps. The only downside is that after each coat you have to see it for yourself!


  1. 1 Campus Comunicativo » Blog Archive » .: “Blogger Nacional” de Revista Semana Trackback en agosto 20, 2007 a las 7:24 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: