Lo mejor del 2011 según The impaled nazarene

Este 2011 fue otro buen año para la música en general. Hasta el rock dejó un par de buenas referencias que vale la pena escuchar y que merecen estar en esta lista. Por lo demás lo obvio, la electrónica siempre sorprendiendo y nunca agotándose. Este es mi listado para este año

Tim Hecker – Ravedeath, 1972
(Kranky)

Uno creería que con cada disco que viene Hecker no puede superar los anteriores, pero lleva años estando entre mis listas de favoritos. Cada disco que publica es especial y hermoso, cada disco es único e irrepetible. En este caso se encerró una tarde a grabar un organo en una iglesia en Islandia y basó todo su disco en estos registros. Un disco monumental, Tim Hecker es uno de esos genios vivos admirado por muchos y que hay que ver en vivo antes de irse de este mundo.

Mogwai – Hardcore Will Never Die, But You Will
(Subpop)

Aunque este disco no es el favorito de muchos, tiene algo dentro que me cautivó. Se les criticó por no haber sido lo suficientemente arriesgados pero es que son Mogwai, ya son arriesgados de por sí, que más esperamos de ellos. Tienen un sonido único que es necesario explorar y explorar. No se ustedes pero yo aún no me aburro de eso.

Oneohtrix point never – Replica
(Software records)

Un disco muy esperado para mí y que honestamente, creía no vería en el 2011. Después de las descargas sónicas ruidistas de Returnal, uno no sabe que esperar de Replica. Después de esa cantidad de error digital que desbordaba Returnal, sólo presente en un CD rayado con cortauñas, este disco es un poco más melódico y con una factura en la composíción mucho mejor que sus anteriores esfuerzos.

Roll the dice – In dust
 (Leaf)
Introspección, ambient, calma y paciencia pueden ser 4 palabras que definan este disco. Loops cortísimos que carentes de cualquier tipo de beat, forman capas y capas de sonido, de escapes sonoros, que te sumergen en una tensión difícil de escapar. Es maravilloso ver como cada tema esta compuesto elegantemente y se desarrolla con una paciencia casi infinita.

The pains of being pure at heart – Belong
(Play it again sam)

Hablar de rock alternativo es remontarse a comienzos de los 90’s y escudriñar en un sonido escabroso para muchos y maravilloso para otros. No seré quien tome partido en esa disputa y simplemente diré que The pains of being pure at heart tomó esa parte más que agradable del género y lo mezcló con ese sabor indie pop que a muchos tanto cautiva.

Andy Stott – Passed Me By
(Modern love)

Me repito y me repito con cada disco que es publicado en Modern love. Dub increiblemente oscuro, remoto, pausado. Andy Stott no solo entrega en dos discos, lo mejor de su carrera hasta ahora, sino también con una más que obvia ralentización de tempo, muestra su lado más repetitivo y visceral. Logra con una saturación casi excesiva de bajos llevarnos a lugares fríos, oscuros y a la vez placenteros.

Blut Aus Nord – 777 – Sect(s)
(Debemur Morti Productions)

El black metal pocas veces ha sido tan agresivo y tan coherente en lo que lleva de existencia. Es que más allá de quedarse en el simple género como hace el 99% de los grupos que idolatran a Satán, Blut aus nord, maneja algo en su música que te hace pensar en ese Beggars banquet de hace un par de décadas. No solo se encuadra en el hecho de crear un background para letras oscuras, es ese ir más allá del simple género y crear música por la música. Es crear música más allá del simple mensaje.

Brandt Brauer Frick Ensemble – Mr Machine
(K7)

Luego de sorprendernos con su “You make me real”, este trío, luego de formar su ensamble con instrumentos convencionales, ha editado un disco nuevo con reversiones de temas viejos y algunos nuevos con vocales. Quién es capaz de decir que el minimal-techno es malo luego de conocer a esta gente, es que hay que ser de palo y muy cerrado en la vida. No se, pero cada que escucho a estos señores no puedo dejar de pensar en el metrónomo tan bravo que llevan dentro.

Bill Callahan – Apocalypse
(Drag city)

Hace tres discos ya que Bill Callahan dejó de ser Smog, pero sigue siendo el mismo. Ese viejo compositor que hace canciones brillantes. Un poco más calmo que antes tal vez, pero sigue haciendo esas pequeñas joyas que muy pocos conocen pero que deberían ser imprescindibles en los anaqueles de todo aquel que se diga escuchar música.

Deepchord – Hash Bar Loops
(Soma)

El dub techno es el género por excelencia en mi vida. El uso de grano y de delays para crear patrones rítmicos agradables que pueden bailarse es único en este género. Rod Modell es tal vez en la actualidad el exponente número uno y es imposible pensar en Dub techno sin enumerarlo. Muchos dirán que es música del ártico pero que importa, en esos lugares remotos también es necesario bailar.

Otros no menos importantes

The sea and cake –  The moonlight butterfly (Thrill Jockey)
Atlas sound – Parallax (4AD)
Maps & diagrams – Lights will call on you (Nomadic kids republic)
Wilco – The whole love (dBpm)
Real estate – Days (domino)
Hauschka – Salon des amateurs (fat cat)

1 Response to “Lo mejor del 2011 según The impaled nazarene”


  1. 1 Hester Nieves enero 28, 2013 a las 3:39 pm

    Si hablamos de la música y sus géneros es indagar en muchos géneros y subgéneros provenientes de hace muchos años atrás. La “buena música” no es simplemente un solo género, es bueno saber de que se conforma cada uno, solo así se hace a un buen músico.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: